TRATAMIENTO DE AGUAS

Tratamiento de Aguas Residuales

¿Cansados de esas estaciones de depuración de aguas residuales que apestan, utilizan gran cantidad de reactivos químicos, consumen mucha electricidad y acaban saliendo muy caras en su factura de impuestos municipales? Por lo visto, en países como en Francia sí lo están y es por ello que cada vez apuestan más por las estaciones de depuración de aguas residuales (EDAR) vegetales, que utilizan los procesos de reacción química de las plantas para producir agua a partir de lo que sale del desagüe. No sólo se ocupan de filtrar las aguas fecales de pequeños municipios, sino también de grandes aglomeraciones urbanas.

DIAGRAMA-FUNCIONAMIENTO-DCD2Gg

Depuración Vegetal Aguas Residuales

El mecanismo es sencillo: esta depuración se produce debido a las reacciones físicas y químicas de las raíces vegetales en contacto con residuos. Principalmente se usan el lirio y el bambú.
Estaciones depuradoras de agua…hechas de hojas, ramas, raíces, ¡y de color verde clorofila!
No necesitan reactivos químicos y son inodoras, no como las malolientes estaciones depuradoras tradicionales.

Es cierto que la inversión inicial para crear estas estaciones superan entre un 5 y un 60 % más que las electroquímicas, pero también es verdad que el coste de mantenimiento eléctrico es un 20 % inferior anualmente, y su vida es mucho más larga: 70 años de media y sin costes futuros de renovación de infraestructuras.
A la larga son mucho mas rentables económica, social y ecológicamente.
Para los ciudadanos supone tener que pagar menos impuestos por electricidad y mantenimiento. Y los que vivan cerca de estas depuradoras naturales disfrutarán de una mejora importante en la calidad del aire que respiren.

En ciertos modelos de EDAR vegetales, las aguas pasarán a una segunda balsa con otros tipos de plantas para una segunda depuración y, finalmente, por una tercera con plantaciones de bambús, para una última purificación que requiere más tiempo. Después de ella, el agua que sale de estos reactores vegetales contiene 34 miligramos de desechos químicos por litro, muy por debajo de los límites admitidos por la UE. Tanto que el agua puede ser vertida directamente en arroyos y lagos sin ningún peligro, e incluso con una calidad superior a las aguas autorizadas al baño en algunas playas o lagos. El residuo mineral sólido es secado y utilizado, por separado, como abono en tierras agrícolas.

Como veis, si aprendemos a vivir en armonía con la naturaleza obtendremos soluciones para todo, y como no, podremos dejar un mejor planeta a nuestros hijos.